ANA MORALES, bailaora

La bailarina y bailaora Ana Morales (Barcelona, 1982) llena la escena con sus movimientos de amplias formas, convertida ya en una de las máximas representantes de esa generación de artistas que ha venido a revolucionar el flamenco actual. “Intensidad, elegancia, sensualidad”, con estas palabras describió Didier Deschamps, director del Thêátre Chaillot de París, el trabajo de Morales.

Ana Morales ha firmado siete espectáculos, premiados en distintos festivales y aplaudidos por crítica y público. Sin permiso. Canciones para el silencio, dirigido por Guillermo Weickert y coproducido por la Bienal de Sevilla, el Festival de Jerez, Flamenco Festival y Tanzhaus Dusseldorf, se alzó con el prestigioso Giraldillo al Baile y tres Premios Lorca, además de ser incluido en la selección de El Cultural de los mejores espectáculos flamencos del año. La pieza se estrenó en el Festival de Jerez en 2018 y se ha representado en el Théâtre Bernadette Laffont de Nîmes (Francia), en el Teatro Romano de Baelo Claudia (Cádiz), en el Théâtre National de Chaillot de París (Francia), en Thonon les Bains (Suiza) y en Posthof-Zeitkultur am Hafen (Austria).

Ha colaborado con artistas e instituciones como Esperanza Fernández y Gonzalo Rubalcaba (Oh vida, Flamenco Festival de Miami); el Ballet Flamenco Andaluz, dirigido por Rafaela Carrasco (Tierra de Lorca, Jardines del Generalife); Belén Maya (Los invitados, Biennale de Flamenco de los Países Bajos). Además, ha formado parte de la Compañía Javier Latorre y la Compañía Andrés Marín y participado como solista en el espectáculo Flamenco Hoy y en la película Iberia, ambas dirigidas por Carlos Saura. Ha sido solista del Ballet Flamenco de Andalucía en los espectáculos La memoria del cante 1922 e Imágenes (Premio Giraldillo al Mejor Espectáculo de la Bienal de Flamenco de Sevilla, 2014).